Edita

editaYo era una persona triste en todos los aspectos: familiar, salud, espiritual, etc.
Y, para llenar ese vacío, estaba siempre en fiestas, salía con chicos… pero nada me llenaba. Salia todos los fines de semana y no paraba Todos los chicos que estaban conmigo solo me usaban, ninguno quería nada serio conmigo y, de la noche a la mañana, me dejaban. Me convertí en una persona nerviosa. Veía que a mis amigas les iba bien y que a mi no me salía nada bien y, por eso, llegué incluso a pelearme con ellas y a agredirlas físicamente.

Tenía problemas de salud, mi corazón no funcionaba bien. El médico me dijo que iba a quedarme en una silla de ruedas o a morir. Me faltaba el aire, estaba depresiva, me sentía sola y, por las noches, no podía dorir, tenia insomnio, veía bultos, oía que me llamaban por mi nombre, estaba con depresión, con problemas familiares porque a mis padres tampoco les salía nada bien, debido a una brujería que habían hecho. Llegue incluso a pensar que ya no había nada que hacer, que yo había nacido para sufrir. Fue así como llegué a Familia Unida.

Después: Mi madre, que ya frecuentaba Familia Unida, me invito a participar porque veía que mi sufrimiento era muy grande; entonces, fui y empecé a escuchar las orientaciones de los pastores y, poco a poco, fui liberándome de aquella tristeza. Ahora no soy nerviosa, fui curada del corazón, no me quede en una silla de rueda, los problemas espirituales desaparecieron, no tengo depresión, no veo bultos, ni escucho que me llamen. Todo eso paso y, hoy, soy una persona libre y feliz.

Edita Endong

¿Te gustó? ¡Compártelo!

Autor entrada: Soporte Web España