Direcciones | Sugerencias | Contactos

Kelsy

key_2A pesar de ser muy joven, la vida de Kelsy cada vez era más complicada:

“Cargaba un gran sufrimiento a mis espaldas. Había crecido en un hogar desestructurado, mi padre le era infi el a mi madre, y a menudo ambos se pegaban delante de nosotros, ¡siempre se estaban peleando! Además, por motivos de trabajo, no recibíamos de ellos la atención que necesitábamos. Finalmente un día, mi padre se fue de casa, abandonándonos a todos. Fue entonces cuando comencé a perder el control y a “descubrir el mundo”.
Con apenas doce años empecé a fumar tabaco y a beber alcohol. Todos los fines de semana me iba de fiesta.
Fui conociendo chicos y con tan solo catorce años comencé a salir con uno de los jefes de una banda”.
A raíz de esto ella comenzó a involucrarse en peleas. Llegando al punto de llevar siempre consigo un machete.

“Me había vuelto una chica muy agresiva y vivía siempre con miedo a las bandas rivales. Además el chico con el que estaba empezó a maltratarme física y psicológicamente. Me humillaba y me traicionaba con otras chicas, y finalmente terminó por dejarme. En aquel momento conocí a otro chico y éste me introdujo en el mundo de las drogas. Comencé a fumar porros y marihuana diariamente. Caí en una profunda depresión y me involucré en la santería”

Como era de esperar, llegó un momento en el que todo empezó a complicarse en la vida de esta joven:

“Comencé a enfermarme, no conseguía ni dinero ni drogas. No podía dormir por las noches, escuchaba voces… En aquel momento sólo quería morirme, ¡me pasaba todo el día llorando! Fue entonces cuando una chica me invitó a participar en las reuniones de Frecuencia Joven.
Ella me pidió que la acompañara y yo accedí, ya que no aguantaba mas el sufrimiento que arrastraba. Desde la primera reunión puede percibir que mi vida iba a cambiar, sentí una paz que nunca había experimentado antes. Empecé a participar en las reuniones de liberación,  y fui dejando atrás toda esa carga negativa que había en mi vida.

Dejé las drogas, el tabaco, el alcohol, superé la depresión, los traumas, los complejos… Nunca más tuve deseos de morir, al contrario, ahora soy una joven feliz, que tiene trabajo, que ha vuelto a estudiar, ¡y que tiene muchos sueños y planes! Gracias a Dios y al trabajo realizado por Familia Unida y Frecuencia Joven mi vida fue restaurada”

Kelsy Roa

¿Te gustó? ¡Compártelo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *

1.772 Spam Comments Blocked so far by Spam Free Wordpress

Seguridad *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>